Autorretrato con radiador

exp_020bis
11,00€

Christian Bobin

Traducción de José Areán
Referencia: EXP-020
ISBN: 978-84-8802-0222
Edición:
2006, Madrid
144 Páginas
Libro tradicional impreso
Distribuido por: Machado Grupo de Distribución y Les Punxes
12,00cm × 17,00cm
11,00€

 

«A la pregunta siempre embarazosa: ¿qué estás escribiendo ahora?, respondo que escribo sobre flores, y que otro día elegiré un tema todavía más nimio, más humilde si cabe. Una taza de café solo. Las aventuras de una flor de cerezo. Pero por ahora tengo ya mucho para ver: nueve tulipanes muriéndose de risa en un jarrón transparente. Miro su estremecimiento bajo las alas del tiempo que pasa. Tienen una manera radiante de estar indefensos, y escribo esta frase a su dictado. ‘Lo que constituye un acontecimiento es lo que está vivo y lo que está vivo es lo que no se protege de su pérdida’». ¿Es posible una sabiduría que tenga como origen la dicha? ¿Es posible hallar alegría en la monotonía, la soledad y la pérdida? Este libro de Christian Bobin lo afirma con insistencia. Redactado con forma de diario, en Autorretrato con radiador vuelve una y otra vez, fascinado, sobre los mismos temas: la elocuencia de la luz y las flores, el sentido de la escritura, las preguntas de los niños… Una prosa limpia y tensa los va enlazando con humor, hasta perfilar un retrato más que una filosofía. Christian Bobin nació en 1951 en Creusot (Bourgogne) y empezó a publicar en los años 80. Autorretrato con radiador (Autoportrait au radiateur) fue publicado por vez primera en París en 1997. Prohibida su distribución y venta en Hispanomérica (© Gallimard).

 

"Autorretrato con radiador (Árdora Ediciones, traducción de José Areán) es un libro sobre el proceso de un duelo, escrito por el francés Christian Bobin, que no conocía y que ha llegado a mis manos vía Jaime Vallaure. Hay en él ecos de C. S. Lewis, pero es menos concluyente, no busca la salida con la obcecación del irlandés. Por lo mismo, no es tan brillante. Ni tan dramático. Pero hay iluminaciones sobre ese camino confuso que se empieza todos los días como si fuera el primero y que mucho tiempo después, cuando uno creía estar ya al cabo, te devuelve al principio, para terminarse de imprevistas maneras: sanar la herida de la pérdida". [Alejandro Gándara. Blog El Escorpión, 31-01-2011]

Otros títulos