Cuadernos amarillo, rojo, verde y azul

exp_04
13,00€

Pedro Casariego

Referencia: EXP-004
ISBN: 978-84-8802-0116
Edición:
1998, Madrid
128 páginas
Libro tradicional impreso
Distribuido por: Machado Grupo de Distribución y Les Punxes
12,00cm × 1,00cm × 17,00cm
13,00€

Pedro Casariego Córdoba, Pe Cas Cor (Madrid, 1955-1993), publicó, entre otros libros, Maquillaje (1983), La voz de Mallick (1989) y, póstumamente, El hidroavión de K. (1994). Se recogen poemas suyos en varias antologías, como 8 poetas raros: Conversaciones y poemas (1992), aparecida en esta misma editorial, que también ha publicado La vida puede ser una lata (1994), traducido al francés dos años más tarde. Los presentes cuadernos muestran, junto al último libro citado, el proceso de evolución del autor desde la escritura hacia la pintura. Además de preciosos ejercicios de libertad expresiva, finura en los análisis, desvergonzada introversión y generoso sentido del humor, constituyen, sobre todo, de constituir una apasionada declaración de amor. Aunque fueron concebidos como un juego, sin intención de ver la luz, sus allegados consideran su publicación un homenaje. Este libro obtuvo el primer premio del IV Concurso de Diseñadores Arjo Wiggins al mejor trabajo editorial.

 

"Cuatro textos redactados hacia 1988, donde se amalgaman los dibujos, los poemas, los fragmentos literarios y los relatos en una sorprendente unidad emocional".
[Joaquín Arnáiz. El Mundo, 2-05-98]

 

"Cuadernos amarillo, rojo, verde y azul, de Pedro Casariego Córdoba, con papel de diferentes colores, haciendo honor a su título, es una especie de larga, original y divertidísima declaración de amor, escrita con la libertad y la soltura que otorga a sus textos el no estar pensados para su publicación... La presentación de los últimos títulos de la colección Árdora Exprés no tuvo apenas eco en la prensa. Pero esto es algo a lo que Árdora Ediciones está ya acostumbrada. ¿Qué queda, entonces, lejos del mundanal ruido, del reconocimiento sincero o interesado, del sueldo a fin de mes? Seguramente, el placer de ir rellenando pequeños huecos, y el orgullo de las tareas bien hechas. Árdora Ediciones, sus numerosos y anónimos socios, son un ejemplo de esas actitudes que siempre están en vías de extinción y que, sin embargo, curiosamente, nunca se extinguen".
[Martín Casariego. Diario 16, 13-05-98]

 

"Entre los papeles que Pedro Casariego Córdoba (1955-1993) dejó sin publicar se encuentran estos cuadernos, quién sabe si concebidos más como un juego o como una declaración de amor que como una colección de poemas en sentido estricto. La ironía y la ternura, el asombro, el humor y la desesperanza: todo cuanto sucede en estas páginas está tocado por la gracia de una mirada inconfundible y por una voz que llega empapada del misterio que habita soterrado en el mundo".
[José Andrés Rojo. El País, 6-06-98]

 

"Este escritor esquivo, a menudo escondido tras las primeras letras de su nombre y apellidos —PeCasCor—, una de las voces más singulares y vanguardistas de la poesía española actual, comenzó a mezclar textos y dibujos en un todo poético con La vida puede ser una lata, y a partir de 1989, poco después de que dejara definitivamente de escribir, se dedicó a pintar, llegando a superar su obra pictórica el centenar de cuadros. Como bien dijera Marcos Ricardo Barnatán, Pedro Casariego Córdoba fue un poeta raro, pero no por ello indescifrable. Extraordinariamente culto, se podría añadir, y no por ello ilegible. En cualquier caso, una lectura que merece la pena".
[Berta Vias Mahou. Rey Lagarto, Nº 37, 1999]

 

Otros títulos