Este momento sin tiempo. Una visión personal de Aldous Huxley

van_013
16,00€

Laura Huxley

Traducción de Leonor Blánquez

Referencia: VAN-013
ISBN: 978-84-8802-0178
Edición:
1999, Madrid
352 páginas
Libro tradicional impreso
Distribución: Machado Grupo de Distribución y Les Punxes
15,00cm × 2,00cm × 19,00cm
16,00€

Si para comprender en profundidad el pensamiento de un artista es necesario asomarse a su biografía, saber cómo se enfrentó a la muerte brinda una perspectiva privilegiada para calibrar su personalidad moral. Este momento sin tiempo es la crónica, contada por Laura Huxley, de los últimos años de la vida de uno de los grandes visionarios del siglo XX. Cartas, conversaciones, capítulos de novelas inconclusas y documentos de todo tipo ayudan a conocer los aspectos humanos del genio de Aldous Huxley (1894-1963), además de sus puntos de vista acerca de la ciencia, la literatura, la ecología, el misticismo, la experimentación con drogas, el sentimiento amoroso y, muy en particular, la proximidad de la muerte.

 

'Laura Huxley se centra en la vejez del autor, en la época en que estaba escribiendo la que sería su postrera novela, La isla, cuyo manuscrito consiguió salvar Huxley del incendio de su casa de Hollywood en 1962. Sobre los experimentos psicodélicos de Huxley, el libro reproduce la grabación de la conversación mantenida durante un viaje con LSD realizado conjuntamente por el escritor y Laura. La agonía del escritor, al que se le extendió un cáncer, ocupa las últimas páginas del libro. Pero, pese a su enfermedad, Huxley se mantuvo activo mientras pudo, y en una carta que le envió a Laura en su último año de vida, le dice: «Aún no he aprendido a aceptar el hecho de no encontrarme bien, de estar mental y físicamente disminuido, a aceptarlo y sacarle el máximo partido. Pero espero ir aprendiendo».'
[Mauricio Bach. La Vanguardia, 7-11-99]

 

 

"Este momento sin tiempo recrea una época que va desde poco antes de su matrimonio con Aldous Huxley, en 1956, hasta la muerte de éste en 1963. Laura exhibe recuerdos, anota impresiones, intercala cartas e incluye párrafos de La isla, así como conversaciones grabadas y convierte la memoria de aquel tiempo en un libro curioso y ambiguo, un libro raro, a veces desconcertante, significativo de lo que debió ser una compenetrada pero extraña pareja".
[María José Obiol. El País, 20-11-99]

 

 

"Le cabe a este libro la virtud de devolver a Huxley el privilegiado lugar de haber sido uno de los primeros intelectuales que hicieron de la experimentación con drogas un medio de abrir la conciencia a mundos inexplorados y, sobre todo, a los poderes de la imaginación creativa. Huxley se nos aparece de nuevo con el mismo rigor y talento que demostró en sus novelas".
[Francisco Solano. ABC, 20-11-99]

 

 

"Un testimonio de excepción para conocer no sólo la vida sino también el pensamiento de este escritor que es retratado aquí en toda su complejidad intelectual: la del profeta, la del místico y la del preocupado por las nuevas utopías. Conmovedor es el relato de su muerte, donde se mezcla el melodrama y la falta de tapujos". [El Mundo, 19-12-99]

 

 

"El 22 de noviembre de 1963 moría Aldous Huxley. Y nada mejor para el lector español que recordar este aniversario acercándose a estas memorias de sus años últimos escritas por su viuda. Con un estilo que se acerca a la confesión son, sin duda, el documento más directo sobre el Huxley del misticismo final, sobre las prácticas y las reflexiones con el LSD y las sustancias psicodélicas, así como una visión sobre su obra postrera, de la que se aportan, a través de textos inéditos, claves decisivas. Este libro es sobre todo un libro de amor. Sencillo, denso y hondamente hermoso y desolado en algunos recuerdos, todo en él se dirige a la creación de un retrato de Huxley como el humanista de la libre conciencia, como el precursor en ampliar las capacidades mentales del hombre de nuestra época a través de prácticas psicológicas no ortodoxas o de la experiencia con drogas". [Diego Doncel, El Mundo, 9-01-00]

 

 

"El misticismo de Huxley y su creencia en la capacidad de ciertas personas para extraer lo mejor de sí mismas y de los demás consiguiendo el equilibrio entre cuerpo y alma, le llevaron a experimentar con la hipnosis, los pases magnéticos, las técnicas sanadoras poco ortodoxas y las drogas; algunas de esas experiencias grabadas —incluida la de su muerte— se transcriben con todo detalle en el volumen recién publicado. Este momento sin tiempo reúne cartas, capítulos de novelas inconclusas, sueños y el testimonio de una persona que amó a Aldous Huxley. Retrata la personalidad de un pensador obsesionado por perseguir la ampliación de la conciencia". [María Bengoa. El Correo Español, El Pueblo Vasco, 12-01-00]

 

 

"Hay en la vida y en la obra —ya que ambas, aquí, son inseparables— de Aldous Huxley un desarrollo cada vez más atento que indaga la naturaleza misma de la conciencia humana y de las condiciones que disminuyen o aumentan nuestra experiencia de lo real. El libro de Laura Huxley nos acerca a la última década de la vida del autor inglés del modo que sólo puede hacerlo un íntimo. «Nuestra tarea es despertar», insiste Huxley. Una atención a lo personal que no olvida nunca la realidad social —los dos polos que constituyen el valor de la obra de Huxley—, porque, ¿cómo desarrollar una conciencia más despierta si la sociedad permanece anclada en narraciones ideológicas obsoletas y en prejuicios culturales, étnicos y religiosos que fomentan la división y la lucha?". [Luis Bodelón. Cuadernos Hispanoamericanos, 1-11-00]

Otros títulos